junio 21, 2024

Las autoridades están buscando a los desalmados que mataron a tiros a un delfín nariz de botella bebé, después de que fuera encontrado con balas en el cerebro, la columna vertebral y el corazón en una playa de Louisiana.

El animal juvenil fue encontrado varado en West Mae’s Beach en el condado de Cameron, Louisiana, el 13 de marzo con graves heridas, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

La NOAA dijo en un comunicado: «Un miembro del público reportó el varamiento a la Línea Directa de Varamientos de Mamíferos Marinos del Sureste. El socio de la red de varamientos de NOAA, el Rescate del Acuario Audubon, recuperó al animal y lo trasladó al Instituto de la Naturaleza Audubon en Nueva Orleans para una necropsia».

La necropsia reveló «múltiples balas alojadas en el cadáver, incluidas en el cerebro, la médula espinal y el corazón del delfín», y que el animal murió a causa de las heridas, que ocurrieron en o cerca del momento de la muerte.

El brazo de cumplimiento de la NOAA está investigando ahora la muerte, y está ofreciendo una recompensa de hasta $20,000 por información sobre los perpetradores.

«Molestar, dañar, matar o alimentar a los delfines silvestres está prohibido bajo la Ley de Protección de Mamíferos Marinos. Las violaciones pueden ser procesadas civil o penalmente y son punibles con hasta $100,000 en multas y hasta 1 año de cárcel por violación».

Se estima que hay 31 poblaciones distintas de delfines nariz de botella en el norte del Golfo de México, cerca de donde se encontró al delfín bebé muerto. La Comisión de Mamíferos Marinos dijo que los delfines nariz de botella en la zona todavía se están recuperando del derrame de petróleo de Deepwater Horizon en 2010, que llevó a una disminución del 45% en las poblaciones de delfines en la zona.

En todo el mundo, se estima que hay 600,000 delfines nariz de botella, cada uno de los cuales puede vivir hasta 60 años en la naturaleza y generalmente mide entre 6.6 y 13.1 pies de largo cuando son adultos completamente desarrollados.