julio 15, 2024

El multimillonario Elon Musk está decidido a cambiar el curso de la medicina moderna con un innovador proyecto que podría transformar la vida de millones de personas. A través de su empresa de neurotecnología, Neuralink Corp, Musk tiene como objetivo combatir enfermedades que afectan al cerebro, como la ceguera y diversos tipos de parálisis, mediante la implantación de un revolucionario chip cerebral.

Este diminuto implante, del tamaño de una moneda, tiene una misión monumental: recopilar datos del cerebro y transferirlos de forma inalámbrica a un ordenador o tablet. Esta tecnología pionera permitirá obtener información valiosa sobre la actividad cerebral y, lo que es aún más asombroso, interpretar los pensamientos de las personas.

La noticia más impactante es que Neuralink ha obtenido la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para iniciar los ensayos clínicos del chip en 2024. La compañía está buscando pacientes con parálisis, entre 18 y 40 años, dispuestos a participar en esta investigación que se espera dure alrededor de seis años.

El proyecto tiene grandes ambiciones: se planean llevar a cabo 11 cirugías en 2024, seguidas de 27 en 2025 y 79 en 2026. Después de estas etapas iniciales, Neuralink tiene como objetivo aumentar el número de implantes y realizar 499 cirugías en 2027, con la mira puesta en asombrosas 22,204 cirugías para el año 2030.

Desde 2016, Neuralink recaudó más de USD 500 millones gracias al atractivo de su apuesta tecnológica, y atrajo a inversores hacia otros esfuerzos de interfaz cerebro-ordenador, incluyendo proyectos universitarios de larga data y startups más recientes, según Bloomberg.