junio 21, 2024

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) tomará medidas para reclasificar la marihuana como una droga menos peligrosa, según supo The Associated Press, un cambio histórico en generaciones de políticas estadounidenses sobre drogas que podría tener amplios efectos en cadena en todo el país.

La propuesta, que aún debe ser revisada por la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, reconocería los usos médicos del cannabis y reconocería que tiene menos potencial de abuso que algunas de las drogas más peligrosas del país. Sin embargo, no legalizaría completamente la marihuana para uso recreativo.

La medida de la agencia, confirmada a la AP el martes por cinco personas familiarizadas con el asunto que hablaron bajo condición de anonimato para discutir la delicada revisión regulatoria, supera el último obstáculo regulatorio importante antes de que pueda tomarse el mayor cambio de política de la agencia en más de 50 años.

Una vez que la OMB lo apruebe, la DEA aceptará comentarios públicos sobre el plan para sacar la marihuana de su clasificación actual como droga de Lista I, junto con la heroína y el LSD. Mueve la marihuana a la Lista III, junto con la ketamina y algunos esteroides anabólicos, siguiendo una recomendación del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal. Después del período de comentarios públicos y una revisión por parte de un juez administrativo, la agencia eventualmente publicaría la regla final.

La propuesta será firmada formalmente por el Fiscal General Merrick Garland, cuya agencia tiene la supervisión final de la DEA, según otra persona familiarizada con el proceso que habló bajo condición de anonimato para discutir las deliberaciones internas. La firma de Garland respalda la medida con todo el peso del Departamento de Justicia y parece señalar su importancia para la administración Biden.

Se produce después de que el presidente Joe Biden pidiera una revisión de la ley federal sobre la marihuana en octubre de 2022 y tomara medidas para indultar a miles de estadounidenses condenados a nivel federal por simple posesión de la droga. También ha pedido a los gobernadores y líderes locales que tomen medidas similares para borrar las condenas por posesión de marihuana.

“Los antecedentes penales por consumo y posesión de marihuana han impuesto barreras innecesarias al empleo, la vivienda y las oportunidades educativas”, dijo Biden en diciembre. “Demasiadas vidas han sido trastornadas debido a nuestro enfoque fallido hacia la marihuana. Es hora de que corrijamos estos errores”.

El anuncio del año electoral podría ayudar a Biden, un demócrata, a impulsar el decaído apoyo, particularmente entre los votantes más jóvenes .

Biden y un número cada vez mayor de legisladores de los dos principales partidos políticos han estado presionando para que se adopte la decisión de la DEA a medida que la marihuana se ha despenalizado y aceptado cada vez más, especialmente entre los más jóvenes. Una encuesta de Gallup del otoño pasado encontró que el 70% de los adultos apoya la legalización, el nivel más alto registrado hasta ahora por la firma encuestadora y más del doble del aproximadamente 30% que la apoyó en 2000.

Información de AP.