julio 12, 2024

Los republicanos de Florida han avanzado con un nuevo proyecto de ley que busca prohibir la exhibición de banderas del orgullo LGBTQ+ en edificios gubernamentales, escuelas y lugares públicos, argumentando que estas representan «puntos de vista políticos». El proyecto de ley 901 obtuvo su primer respaldo durante una reunión del subcomité de la Cámara, con una votación de nueve a favor y cinco en contra.

La legislación propuesta establece que ninguna entidad gubernamental puede mostrar banderas que representen puntos de vista políticos, incluyendo orientación sexual, género, raza, y otros. Esto impactaría directamente en las banderas del orgullo, como las transgénero y lesbianas, y posiblemente en movimientos como Black Lives Matter.

Durante la reunión, el representante estatal republicano Randy Fine expresó su preocupación por la división en el país y señaló que ciertas banderas no son apropiadas en lugares como escuelas y edificios gubernamentales. «No quiero que la bandera de Hamas ondee en esta sala, no quiero que la bandera de Black Lives Matter ondee en esta sala y no quiero que la bandera de Trump para presidente ondee en esta sala. Esos no son apropiados», añadió Fine.

El proyecto fue presentado por Fine y el representante estatal republicano David Borrero en diciembre, quienes enfatizan la importancia de la bandera estatal y nacional como símbolos unificadores. «La bandera que debe unirnos, la bandera de Florida, la bandera de Estados Unidos, esas serán las banderas que ondeen en nuestras reuniones de gobierno», dijo Fine en la reunión. «‘El gobierno no tiene los derechos de la Primera Enmienda; la gente tiene los derechos de la Primera Enmienda a título privado'», añadió.

Sin embargo, críticos como la representante demócrata Johanna López y Lindsay Cross argumentan que el proyecto no busca la unión, sino que promueve la discriminación. López destacó la necesidad de fomentar comunidades inclusivas y expresó su opinión de que esta legislación retrocede en lugar de avanzar. «Creo que deberíamos fomentar comunidades de inclusión, y creo que este proyecto de ley nos está haciendo retroceder y no avanzar», dijo Cross.

La comunidad LGBTQ+ y sus defensores también han mostrado su desacuerdo. Robert Boo, director ejecutivo del Pride Center en Equality Park, afirmó que algunas ciudades, como Wilton Manors, quieren izar banderas que celebren la diversidad. «La ciudad debería poder izar una bandera de igualdad o una bandera transgénero y celebrar a nuestra comunidad», dijo Boo.

La reacción a nivel gubernamental ha sido variada. Algunos líderes, como el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis, creen que la decisión debería ser tomada a nivel local, permitiendo a cada ciudad decidir qué banderas izar. «Si una ciudad quiere izar una bandera en reconocimiento o honrar a un grupo u organización, si queremos izar la bandera [de la Asociación Nacional de Padres y Maestros], lo haremos», dijo Trantalis.

El Dr. Steve Gallon III, miembro de la junta directiva de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, enfatizó la necesidad de alinear las acciones estatales con la Constitución. «Tenemos que cuadrar lo que se hace a nivel estatal y lo que se hace a nivel escolar con lo que está permitido según la Constitución», dijo Gallon.

Este proyecto de ley se suma a otras iniciativas en Florida que afectan a la comunidad LGBTQ+. El gobernador Ron DeSantis ha firmado previamente leyes que restringen el uso de pronombres preferidos y limitan el acceso a baños según el sexo asignado al nacer. También introdujo la controvertida ley «no digas gay», que impacta las lecciones sobre sexualidad e identidad de género.

En caso de que el gobernador apruebe este nuevo proyecto de ley, entraría en vigor el 1 de julio de 2024, después del mes del orgullo.