julio 22, 2024

Esta semana, un hombre de 63 años, Andrew Howard, fue condenado por dos cargos federales después de desviar el curso del río Platte a mano a través de la orilla del lago nacional Sleeping Bear Dunes en Michigan. Este acto de manipulación del curso natural del agua ha desencadenado preocupación y condena por parte de las autoridades federales y los defensores del medio ambiente.

Según las acusaciones de la Fiscalía estadounidense, Howard llevó a cabo esta acción ilícita el 15 de agosto de 2022, cuando extrajo sedimentos y rocas de la cuenca del río para construir una presa improvisada. Esta estructura desvió el flujo del río hacia el lago Michigan, creando un nuevo canal que alteró el ecosistema natural de la zona.

Una vista del río Platte en mayo de 2022 antes de que Andrew Howard lo modificara

Después de 17 meses, el desvío improvisado comenzó a reformarse, ampliando el canal hasta aproximadamente 200 pies de ancho, lo que permitió un acceso no autorizado para barcos grandes a Platte Bay. Este cambio repentino en el curso del río ha tenido impactos significativos tanto económicos como ecológicos.

Howard fue declarado culpable de manipulación y vandalismo el 7 de febrero de 2024 por desviar el río del parque nacional.

El Servicio de Parques Nacional investigó durante meses antes de acusar a Howard, recopilando pruebas que incluían testimonios de guardaparques y fotografías aéreas que documentaban los cambios en el paisaje causados por el desvío del río. Los testigos confirmaron haber visto a Howard utilizando una pala y apilando rocas para construir la presa.

Howard fue condenado por manipulación y vandalismo de un parque nacional, enfrentando una posible sentencia de hasta seis meses de prisión, una multa de 5.000 dólares, 5 años de libertad condicional y restitución obligatoria por los daños causados al desviar el río Platte.

El caso de Howard también ha puesto de relieve las tensiones entre los residentes locales y las autoridades federales sobre la gestión de los recursos naturales en la zona. Aunque algunos argumentan que el desvío ilegal podría tener beneficios, como facilitar el acceso para botes de rescate y mejorar las condiciones para el regreso anual del salmón Coho al río, las autoridades subrayan los impactos negativos en el medio ambiente y el paisaje.

Este incidente también ha reavivado el debate sobre el dragado del río Platte, un práctica realizada durante décadas para facilitar la navegación, pero que ha generado preocupación por su impacto en el ecosistema costero y las especies en peligro de extinción, como el pájaro chorlito chorlito.

El proyecto de eliminación de escombros del dragado y la restauración del hábitat natural, valorado en 500.000 dólares, está actualmente en espera, lo que resalta la necesidad de abordar de manera integral la gestión de los recursos naturales en el Parque Nacional Sleeping Bear Dunes y en otras áreas protegidas.