junio 21, 2024

El portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, se enfrentó a preguntas sobre la declaración del Papa Francisco condenando la teoría de género el lunes, afirmando en última instancia el apoyo del presidente Biden a la comunidad transgénero.

Un reportero presionó a Jean-Pierre con respecto al documento del Papa del lunes, que reafirma formalmente y amplía la afirmación de la Iglesia Católica de que los intentos de alterar el género inmutable de un individuo son en última instancia intentos equivocados de jugar a ser Dios. Jean-Pierre declinó decir qué pensaba Biden sobre el documento específicamente, pero agregó que él sí apoya a la comunidad transgénero. «Nos complace ver que el documento… profundiza en el llamado del Vaticano para garantizar que las personas LGBTQ+ estén protegidas de la violencia y el encarcelamiento en todo el mundo. Sin embargo, el presidente seguirá siendo un defensor de los derechos, la seguridad y la dignidad de la comunidad LGBTQ+, incluidas las personas transgénero aquí en Estados Unidos», dijo Jean-Pierre en respuesta a un reportero que solicitó una respuesta al documento.

La declaración del lunes de Francisco, llamada «Dignitas Infinita», abordó más de una docena de problemas individuales de la actualidad a través del prisma de las escrituras y la enseñanza de la iglesia, incluidos el aborto, la trata de personas, la pobreza, la eutanasia, la pena de muerte y más.

No es una postura nueva para la iglesia, el Papa Francisco, obligado a enfrentarse al rápido ascenso de la ideología de género en los últimos años, ha llamado previamente a esta una de las «colonizaciones ideológicas más peligrosas del mundo». El documento continúa: «Otro aspecto destacado de la teoría de género es que pretende negar la mayor diferencia posible que existe entre los seres vivos: la diferencia sexual. Esta diferencia fundamental no solo es la mayor diferencia imaginable, sino también la más hermosa y poderosa de todas. En la pareja hombre-mujer, esta diferencia logra la más maravillosa de las reciprocidades. Así se convierte en la fuente de ese milagro que nunca deja de sorprendernos: la llegada de nuevos seres humanos al mundo.»

El documento también reafirma las enseñanzas de la Iglesia sobre el aborto y elabora sobre sus críticas éticas de larga data a los embarazos por subrogación, para los cuales el papa recientemente pidió una prohibición mundial.