junio 22, 2024

Comandantes y asesores del Cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán están sobre el terreno en Yemen y desempeñan un papel directo en los ataques de los rebeldes hutíes al tráfico comercial en el Mar Rojo.

El IRGC ha estacionado entrenadores y operadores de misiles y drones en Yemen, así como personal que brinda apoyo de inteligencia táctica a los hutíes, dijeron a Semafor funcionarios de Estados Unidos y Medio Oriente. El IRGC, a través de su Fuerza Qods en el extranjero, también ha supervisado la transferencia a los hutíes de drones de ataque, misiles de crucero y misiles balísticos de mediano alcance utilizados en una serie de ataques contra objetivos israelíes y del Mar Rojo en las últimas semanas, dijeron estos funcionarios. .

Los hutíes dicen que sus operaciones militares están diseñadas para ayudar al grupo militante palestino Hamas, que ha estado atrapado en una guerra de tres meses con Israel. El lunes, el Pentágono dijo que los hutíes atacaron un buque portacontenedores de propiedad y operación estadounidense, el M/V Gibraltar Eagle, en el Mar Rojo, pero no causaron daños significativos. Los hutíes dispararon un segundo misil balístico antibuque hacia el sur del Mar Rojo, dijo el Comando Central de Estados Unidos, pero “falló en vuelo e impactó en tierra en Yemen”.

La presencia general del IRGC dentro de Yemen está supervisada por el general Abdul Reza Shahlai, un comandante con base en Teherán a quien la administración Trump intentó asesinar en un ataque con aviones no tripulados en 2020 dentro de Yemen, dijeron funcionarios de Estados Unidos y Medio Oriente. La inteligencia estadounidense cree que Shahlai está profundamente involucrado en las operaciones terroristas de Teherán en el extranjero a través de su papel como subcomandante de la Fuerza Qods.

Esto incluye un papel en la supervisión de un fallido complot iraní de 2011 para asesinar al entonces embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, Adel al-Jubeir, en un restaurante de Washington, DC. Shahlai, que ha sido sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, también ayudó a supervisar los ataques del IRGC contra personal militar estadounidense en Irak durante las últimas dos décadas. El Departamento de Justicia ofreció 15 millones de dólares en 2019 por información relacionada con las operaciones y redes del comandante.

El mes pasado, la Casa Blanca desclasificó cierta información relacionada con el respaldo de Irán a los hutíes, incluido el apoyo de inteligencia y ataques. Pero no hizo referencia a la presencia sobre el terreno del IRGC en Yemen ni al papel de Shahlai en las operaciones de los hutíes.