julio 15, 2024

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) anunció hoy que la Iglesia Católica ha completado con éxito el proceso de renuncia a la asignación estatal, marcando un hito tras décadas de controversia en torno a la financiación de la Iglesia por parte del Estado.

El proceso, iniciado en 2018 durante la administración del presidente Mauricio Macri, llega a su fin el último día del año 2023, según detalla el comunicado oficial de la institución. A partir del 1 de enero, la Iglesia ya no recibirá los fondos contemplados en la Ley 21.950, marcando un cambio significativo en su financiamiento.

Aunque las sumas asignadas eran relativamente modestas, representando solo un 7 % del presupuesto total de la Iglesia, la práctica generaba una intensa polémica al considerarse un privilegio hacia una religión específica en un Estado no confesional.

Este privilegio estaba respaldado por el artículo 2 de la Constitución de 1853, que establece que «el Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano», y por una ley de la última dictadura que otorgaba a arzobispos y obispos una asignación mensual equivalente al 80% de la remuneración de los jueces nacionales de primera instancia.

Con la renuncia a esta asignación estatal, arzobispos y obispos dejan de recibir estos fondos mensuales. No obstante, la CEA aclaró que aquellos que hayan cesado en sus funciones debido a razones de edad o invalidez podrán solicitar el beneficio de la asignación, que actualmente asciende a 98.000 pesos (aproximadamente 120 dólares).

El proceso de prescindir de la financiación estatal incluyó medidas como la reducción del 30 % en la asignación a obispos, sacerdotes y seminaristas en 2019. Además, en 2020, el Episcopado anunció el Programa Fe, un plan económico destinado a generar financiamiento propio a través de campañas de donación, buscando que los fieles sean los principales contribuyentes económicos de la Iglesia.

Con este paso, la Iglesia Católica en Argentina busca independizarse económicamente del Estado, marcando una nueva etapa en su financiamiento y abriendo el camino hacia una mayor autogestión financiera a través del apoyo directo de sus seguidores.