junio 21, 2024

Una madre adolescente que dejó a su hija recién nacida para morir en una bolsa de plástico en un parque de Nueva Jersey en Nochebuena de 1984 busca perdón después de que su pasado la alcanzara 40 años después.


Mary Catherine Snyder tenía 17 años cuando abandonó a la recién nacida sin nombre cerca de un arroyo en un área boscosa del exclusivo municipio de Mendham Township. Envolvió al bebé en una toalla y la puso dentro de una bolsa de plástico, todavía con el cordón umbilical.


El médico forense determinó que la bebé había nacido con vida y la muerte fue catalogada como un homicidio.

La niña fue bautizada por un sacerdote local, el reverendo Michael Drury de la Iglesia de San José, quien también era el capellán de la policía del municipio.


La llamó «Mary» y se aseguró de que fuera enterrada en el cementerio de la iglesia. Policías conmovidos por la tragedia recolectaron dinero para una lápida adecuada.

Nunca olvidaron a Baby Mary. Detectives investigaron el caso durante cuatro décadas y «Padre Mike», de 80 años, realiza un servicio junto a la tumba para la bebé cada Nochebuena.


Cuando los investigadores finalmente alcanzaron a Snyder en 2023, después de que los métodos modernos de pruebas de ADN los llevaran a la identidad del padre ahora fallecido de la bebé, ella estaba viviendo la vida de una madre casada de dos hijos en una casa bien equipada en un suburbio de Carolina del Sur. Su nombre de casada era Crumlich.


Ahora, a los 57 años, fue sentenciada a un año de cárcel la semana pasada después de declararse culpable de homicidio involuntario, dijo la Oficina del Fiscal del Condado de Morris. Fue identificada públicamente por primera vez la semana pasada por las autoridades.

«Era una joven (en ese momento). Muy temerosa, muy asustada», dijo Drury, revelando detalles de una conversación sincera que tuvo recientemente con Crumlich al Post.
«Sé que hice mal. Sé que está mal y le pedí a Dios que me perdonara», le dijo ella al sacerdote, recordó.


«Bueno, él lo ha hecho, y tiene a Baby Mary con él, así que Baby Mary está bien», respondió Drury.

Crumlich espera asistir al servicio anual para su hija perdida el próximo Nochebuena, dijo.
«Ella es una buena madre y una buena esposa por lo que entiendo. El error que se cometió permanecerá con ella para siempre. Y creo que lo está enfrentando», dijo el capellán.


Durante décadas, los investigadores «perseguían vigorosamente cada pista» para identificar a la bebé y sus padres, y por qué fue abandonada para morir en el bosque, dijeron los fiscales.

«Esta disposición ha sido años en proceso, a través de generaciones de aplicación de la ley que han demostrado un compromiso implacable con la justicia para Baby Mary», dijo el fiscal del condado de Morris, Robert Carroll. Dijo que el caso se resolvió a través de «nuevas tecnologías forenses de ADN, combinadas con el trabajo policial tradicional sobre el terreno».

En abril de 2023, los fiscales del condado de Morris presentaron una denuncia por delincuencia juvenil y Crumlich fue arrestada en Carolina del Sur. El 28 de febrero, se declaró culpable de homicidio involuntario.
El padre de Baby Mary, que tenía 19 años en ese momento, nunca fue identificado públicamente. No sabía sobre la bebé, dijeron las autoridades, y murió en 2009.

La policía señaló que la Ley de Protección Infantil Safe Haven de Nueva Jersey, que permite a las familias entregar a un bebé de manera segura, legal y anónima, no se aprobó hasta el año 2000, y podría haber ayudado a salvar a Baby Mary.


«Quiero que los jóvenes padres sepan que hay ayuda disponible», dijo el sheriff del condado de Morris, James Gannon, en la conferencia de prensa de septiembre anunciando un arresto.