julio 15, 2024

Once personas que se encontraban afuera de una reunión familiar el sábado por la noche resultaron heridas de bala, incluida una niña pequeña que murió, en lo que la policía de Chicago cree que fue un acto de violencia relacionado con pandillas en el lado sur de la ciudad, dijeron las autoridades el domingo. Cuatro de las víctimas eran niños. Una niña de 8 años recibió un disparo en la cabeza y falleció, mientras que un niño de 1 año y otro de 8 años recibieron múltiples disparos y se encuentran en estado crítico. Un niño de 9 años también resultó herido con una herida superficial en el dedo y fue hospitalizado, informó la policía el domingo.

La declaración del departamento del domingo actualizó el número de víctimas del tiroteo de 8 a 11 y proporcionó nuevas edades para las víctimas en comparación con una conferencia de prensa del sábado por la noche. Hasta el domingo, nadie había sido detenido.

El subjefe del departamento, Don Jerome, dijo a los periodistas el sábado que el tiroteo ocurrió cuando se realizaron disparos contra una multitud que se encontraba afuera de una reunión familiar alrededor de las 9 p.m. «Este no fue un acto aleatorio de violencia. Probablemente esté relacionado con pandillas», dijo Jerome. «Las acciones de los delincuentes, sin duda, son horribles e inaceptables en nuestra ciudad».

La policía que respondió a una alerta de disparos aplicó torniquetes y sellos torácicos a las víctimas, que también incluían adultos de entre 19 y 40 años, según Jerome.

Un hombre de 36 años que recibió disparos en los brazos y la espalda se encontraba en estado crítico.

Los otros adultos fueron dados de alta en buen estado, informó la policía el domingo. La investigación aún estaba en sus primeras etapas, pero los testigos dijeron a la policía que un sedán negro se acercó y alguien disparó contra la multitud antes de huir, dijo la policía el domingo.

Jerome también dijo a los periodistas el sábado que los relatos de los testigos describían a dos posibles tiradores a pie.