junio 21, 2024

Científicos chinos han logrado crear un mono quimérico con dos conjuntos de ADN diferentes en un avance experimental que podría tener implicaciones significativas para la investigación médica y la conservación de especies en peligro de extinción.

Este mono quimérico, que vivió durante 10 días antes de ser sometido a eutanasia, fue creado mediante la combinación de células madre de un mono cynomolgus, también conocido como macaco cangrejero o de cola larga, con un embrión genéticamente distinto de la misma especie de mono. Según los investigadores, este es el primer nacimiento de una quimera de primate creada con células madre.

En un estudio publicado en la revista científica Cell, se destaca que el mono era «sustancialmente quimérico», ya que contenía una proporción relativamente alta de células que se desarrollaron a partir de las células madre en todo su cuerpo. Los investigadores consideran que este enfoque podría ser valioso para modelar enfermedades neurodegenerativas, ya que se ha observado una gran contribución de las células madre al cerebro del mono quimérico.

Además, se menciona el potencial de las quimeras de mono para la conservación de especies en peligro de extinción. Si se pudiera lograr la quimera entre dos especies de primates no humanos, incluyendo una en peligro de extinción, se podría prever la cría de animales de estas especies a través de la contribución de células donantes.

Es importante destacar que las quimeras, criaturas híbridas, tienen una larga historia en la investigación. Los ratones quiméricos se crearon por primera vez en la década de 1960 y han sido ampliamente utilizados en la investigación biomédica. Sin embargo, los científicos consideran que trabajar con monos podría ser más beneficioso, ya que los humanos y los monos están más estrechamente relacionados evolutivamente y las enfermedades humanas pueden modelarse de manera más precisa en los monos.

Aunque las quimeras humano-animal son más controvertidas, ya que contienen células humanas y de otras especies, los científicos han logrado crear embriones quiméricos humano-mono, lo que podría tener implicaciones en el futuro para cubrir la demanda de trasplantes de órganos.

En resumen, este avance científico en la creación de un mono quimérico con dos conjuntos de ADN distintos representa un hito en la investigación médica y la conservación de especies en peligro de extinción. Aunque plantea cuestiones éticas y desafíos, también abre nuevas posibilidades para comprender enfermedades y desarrollar terapias médicas más efectivas.