julio 13, 2024

Este jueves, las tensiones en Gaza alcanzaron un nuevo nivel cuando las fuerzas israelíes llevaron a cabo una operación en el Hospital Nasser, el principal centro médico del sur de la región, en busca de rehenes presuntamente tomados por Hamás. Este episodio se produjo apenas horas después de que un ataque israelí matara a un paciente e hiriera a seis más dentro del complejo.

Según el ejército israelí, esta incursión se basó en información creíble que sugería que Hamás había retenido a rehenes en el hospital, y que los cuerpos de estos podrían estar aún en el lugar. Sin embargo, el contraalmirante Daniel Hagari, portavoz militar, afirmó que se trataba de una operación limitada y que no se forzaría la evacuación de médicos ni pacientes.

La situación en Gaza se ha intensificado en las últimas semanas, con la ciudad de Khan Younis, donde se encuentra el Hospital Nasser, como uno de los principales objetivos de la ofensiva israelí contra Hamás. Israel ha acusado repetidamente al grupo de utilizar estructuras civiles, como hospitales, para proteger a sus combatientes.

En respuesta a la incursión, Ashraf al-Qidra, portavoz del Ministerio de Salud de Gaza, denunció una «incursión masiva» con intensos disparos que resultaron en múltiples heridos entre los desplazados que se refugiaban en el hospital. Al-Qidra también destacó la difícil situación de aquellos pacientes que no podían ser evacuados, incluyendo a personas con amputaciones, quemaduras graves y ancianos.

Este incidente se enmarca en un contexto de continuos enfrentamientos entre Israel y Hamás, que han dejado una estela de destrucción y muerte en Gaza. La guerra, que comenzó con un ataque de Hamás el 7 de octubre, ha cobrado la vida de miles de palestinos y ha dejado a decenas de miles más heridos y desplazados.

En paralelo, el conflicto también ha afectado a otras regiones, como el Líbano, donde ataques aéreos israelíes mataron a al menos 13 personas, entre ellas 10 civiles y tres combatientes de Hezbollah, un grupo aliado de Hamás. Estos ataques se produjeron después de un intercambio de fuego a lo largo de la frontera entre Israel y el Líbano, que resultó en la muerte de un soldado israelí.

A pesar de los esfuerzos por negociar un alto el fuego, las conversaciones parecen estancadas, con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, comprometido a continuar la ofensiva hasta que Hamás sea destruido y se liberen los rehenes tomados durante el ataque inicial.

El Hospital Nasser, en la ciudad sureña de Khan Younis, ha sido el último foco de operaciones que han destruido el sector sanitario de Gaza mientras lucha por tratar a decenas de pacientes heridos en los bombardeos diarios.

El ejército israelí dijo el miércoles que había abierto un corredor seguro para que los desplazados salieran del hospital, pero permitiría que los médicos y pacientes permanecieran allí.

Los videos que circulaban en línea mostraban a decenas de personas saliendo de las instalaciones a pie con sus pertenencias sobre sus hombros.

El ejército había ordenado la evacuación del hospital Nasser y las zonas circundantes el mes pasado.

Pero al igual que en otros centros de salud, los médicos dijeron que los pacientes no podían salir o ser reubicados de manera segura, y miles de personas desplazadas por los combates en otros lugares permanecían allí.

Los palestinos dicen que ningún lugar es seguro en el territorio asediado, mientras Israel continúa realizando ataques en todas partes del mismo.

«La gente se ha visto obligada a vivir una situación imposible», dijo Lisa Macheiner, del grupo de ayuda Médicos Sin Fronteras, que tiene personal en el hospital.

Hamás irrumpieron en las formidables defensas de Israel el 7 de octubre y arrasaron varias comunidades, matando a unas 1.200 personas y tomando a otras 250 como rehenes.

Más de 100 de los cautivos fueron liberados durante un alto el fuego el año pasado a cambio de 240 prisioneros palestinos.

Alrededor de 130 cautivos permanecen en Gaza, y se cree que una cuarta parte de ellos están muertos.

Netanyahu se ha visto sometido a una intensa presión por parte de las familias de los rehenes y del público en general para llegar a un acuerdo que garantice su libertad, pero sus socios de coalición de extrema derecha podrían derribar su gobierno si se lo considera demasiado blando con Hamás.

Israel respondió al ataque del 7 de octubre lanzando una de las campañas militares más mortíferas y destructivas de la historia reciente.

Más de 28.000 palestinos han sido asesinados, el 80% de la población ha huido de sus hogares y una cuarta parte muere de hambre en medio de una catástrofe humanitaria que empeora.

Amplias zonas del norte de Gaza, primer objetivo de la ofensiva, han quedado completamente destruidas

Hamás ha seguido atacando a las fuerzas israelíes en todas partes de Gaza y dice que no liberará a todos los cautivos restantes hasta que Israel ponga fin a su ofensiva y se retire.

Hamás también exige la liberación de un gran número de prisioneros palestinos, incluidos importantes terroristas.

Netanyahu ha rechazado esas demandas, calificándolas de “delirantes” y dice que Israel pronto expandirá su ofensiva hacia la ciudad de Rafah, en el extremo sur de Gaza, en la frontera con Egipto.