julio 14, 2024

La derrota por 2-1 de Boca Juniors ante Fluminense en la Final de la Copa Libertadores ha dejado una triste huella en Argentina. Marcelo Morales, un apasionado seguidor de 23 años y policía de la ciudad de Buenos Aires, tomó la trágica decisión de quitarse la vida después del resultado adverso de su equipo en la Final.

Diversos medios en Argentina han informado sobre el suicidio de Marcelo, quien, según su madre, «no pudo soportar la derrota de Boca».

En los días previos al partido, Marcelo había expresado su intención de quitarse la vida si el equipo no ganaba la Final. Su madre, visiblemente afectada, compartió en una emotiva entrevista para el medio Crónica TV: «No pensé que mi hijo llegaría a ese extremo. Hace algunas semanas le dijo a su padre ‘si Boca no gana el 4 de noviembre, yo me mato’. Pensamos que estaba bromeando. Los jóvenes deben ser conscientes y pensar en sus familias».

La madre de Marcelo también reveló que su hijo se deprimía profundamente cada vez que Boca Juniors perdía, ya que el equipo significaba todo para él. Después de la trágica noticia, culpó a los jugadores de Boca Juniors, calificando al equipo como una «basura» por haber provocado la muerte de su hijo. Enfurecida, expresó: «Boca es una basura, porque mataron a mi hijo, por eso se quitó la vida. No hay ningún jugador que me dé el pésame. No podrán hacer que mi hijo vuelva a vivir».