julio 15, 2024

En medio de un conflicto en curso, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han intensificado sus operaciones para destruir el complejo sistema de túneles subterráneos de Hamas en el norte de Gaza. Conocido como el «Metro de Gaza», este intrincado laberinto de túneles se ha convertido en la principal ruta de transporte y una base estratégica para el grupo terrorista Hamas.

El Metro de Gaza se extiende a lo largo de 300 millas bajo el enclave palestino y cuenta con múltiples entradas y salidas que se esconden en lugares como escuelas, hospitales, mezquitas y hogares civiles. Algunos puntos de entrada incluso se cree que están en el Hospital al-Shifa, el principal centro médico de Gaza, que también sirve como refugio para los palestinos desplazados, aunque Hamas ha negado estas afirmaciones.

Estos túneles representan un punto ciego extenso para Israel, donde los combatientes de Hamas pueden participar en tácticas de guerrilla y evitar los ataques aéreos israelíes en pasajes que llegan a profundidades de hasta 130 pies. Además de su función militar, estos túneles también sirven como rutas para transportar armas y rehenes, lo que ha llevado a Israel a considerarlos una seria amenaza para la seguridad regional.

La existencia de estos túneles fue reportada por primera vez en 2006, inicialmente utilizados para eludir el bloqueo impuesto por Israel después de que Hamas llegara al poder en Gaza. A lo largo de los años, estos túneles han sido ampliados y fortificados por Hamas para servir a sus propósitos militares y de contrabando.

Reuters



En 2014, durante la Operación Borde Protector, Israel logró mapear varias entradas y salidas del Metro de Gaza, identificando bases subterráneas que albergaban armas y combatientes de Hamas. Desde entonces, las FDI han estado llevando a cabo un entrenamiento intensivo para combatir en estos estrechos túneles, utilizando simuladores de realidad virtual para familiarizarse con el terreno subterráneo.

Para contrarrestar las tácticas de Hamas en el Metro de Gaza, las FDI están utilizando nuevas tecnologías, incluyendo las llamadas «bombas esponja». Estos dispositivos contienen compuestos químicos que se expanden y endurecen rápidamente al ser arrojados, sellando así los pasajes en los túneles y atrapando a los combatientes de Hamas sin salida.

Además, se ha especulado que Israel podría utilizar sistemas de agua a alta presión para atacar los túneles, causando el colapso de las estructuras subterráneas. Sin embargo, la complejidad del terreno subterráneo plantea desafíos significativos para las FDI, ya que los túneles son estrechos y están llenos de posibles trampas mortales preparadas por Hamas.

En medio de estas operaciones, Israel ha reiterado que la clave para la victoria en este conflicto radica en el desmantelamiento completo del Metro de Gaza. Las FDI han llevado a cabo ataques terrestres en el norte de Gaza, neutralizando más de 600 objetivos de Hamas en los últimos días. A medida que la lucha continúa bajo tierra, Israel enfrenta una batalla cuesta arriba en el complejo y peligroso terreno del Metro de Gaza, mientras se esfuerza por desarticular la red de túneles de terror de Hamas.