junio 21, 2024

Un Juez ordena quitar respirador a bebé de 8 meses en Reino Unido, mientras sus padres luchan por impedirlo y llevarla a un hospital en Italia

En el corazón del Reino Unido, la historia de Indi Gregory, una bebé de 8 meses luchando contra una enfermedad mitocondrial degenerativa, ha desencadenado una conmovedora odisea legal y emocional. La reciente pérdida de la batalla legal por parte de los padres para retirarle el soporte vital en casa ha marcado un nuevo capítulo en esta desgarradora narrativa.

Indi Gregory, de ocho meses, sufre una rara enfermedad mitocondrial que significa que sus células no producen suficiente energía y ha estado recibiendo soporte vital completo desde principios de septiembre. Sus médicos dicen que sufre mucho dolor y angustia y que no tiene sentido continuar el tratamiento

Indi Gregory, who suffers from a rare mitochondrial disease, looks on in this undated handout photo supplied by the family, in Nottingham, Britain. Gregory family photo/Handout via REUTERS



La historia comenzó cuando el juez Robert Peel dictaminó que Indi debía ser retirada del ventilador que la mantenía con vida en contra de los deseos de sus padres. La familia Gregory, desesperada por explorar todas las opciones posibles para prolongar la vida de Indi, lanzó una apelación que suspendió temporalmente la orden del juez.

La familia buscó la ayuda del Vaticano y aseguró la ciudadanía italiana para Indi directamente del primera ministra italiana, Georgia Meloni. La idea era trasladarla a Bambino Gesù, un hospital pediátrico católico en Roma, en un esfuerzo por continuar su tratamiento y buscar una nueva esperanza para la pequeña Indi.

La respuesta internacional no se hizo esperar, con el gobierno italiano presionando fuertemente a los tribunales del Reino Unido para entregar la custodia de Indi a Italia.

«Dicen que no hay muchas esperanzas para la pequeña Indi, pero hasta el final haré lo que pueda para defender su vida y defender el derecho de su mamá y su papá a hacer todo lo que puedan por ella», escribió esta semana la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, en las redes sociales.


Christian Concern, un grupo legal religioso, expresó su esperanza de que la creciente naturaleza internacional del caso obligara a los tribunales a reconsiderar la orden de retirar a Indi del soporte vital.

Sin embargo, la situación dio un giro inesperado con la noticia más reciente. Los padres de Indi perdieron su intento legal de retirarle el soporte vital en casa en lugar de hacerlo en un hospital o un hospicio. Argumentaron que se les debería permitir retirar el tratamiento en el hogar, pero el Tribunal de Apelaciones del Reino Unido desestimó su impugnación en una audiencia remota.

El juez Peter Jackson declaró que los motivos de apelación carecían totalmente de fundamento, reconociendo la sensibilidad del asunto en el centro del proceso. Esto marcó el fin de una suspensión que había evitado que los médicos retiraran el tratamiento mientras se llevaba a cabo la apelación. La opción de retirar el soporte vital en casa ya no estaba sobre la mesa debido al deterioro de la condición de Indi, según lo dictaminado previamente.

Dean Gregory, el padre de Indi, expresó su descontento con la decisión del tribunal en un comunicado proporcionado por Christian Concern. «Claire y yo estamos nuevamente disgustados por otra decisión unilateral de los jueces. Esto parece la última patada en el diente y no dejaremos de luchar por la oportunidad de que nuestra hija viva hasta el final», afirmó.

La batalla legal ha sido un torbellino de emociones para la familia Gregory. En el pasado, el Tribunal Superior de Inglaterra determinó que lo mejor para Indi era retirarle el soporte vital, rechazando la solicitud de los padres de llevarla al hospital infantil del Vaticano en Roma. Esta decisión del tribunal generó una serie de eventos que llevaron a la reciente derrota legal en el Tribunal de Apelaciones.

El caso de Indi Gregory ha adquirido una dimensión internacional, con la participación activa del gobierno italiano y el Vaticano en los intentos de la familia por buscar tratamiento en el extranjero. La situación sigue siendo fluida y compleja, y la familia se prepara para enfrentar nuevos desafíos en su búsqueda desesperada de opciones que permitan a Indi recibir el tratamiento necesario.

A medida que el tiempo avanza, la atención mundial se centra en este caso conmovedor que plantea preguntas importantes sobre los derechos de los padres en decisiones médicas cruciales y la sensibilidad de las decisiones legales en situaciones de cuidados paliativos para niños.

Ahora todo parece indicar que la pequeña Indi, será desconectada.