julio 19, 2024

Más de 500 personas perdieron la vida en un bombardeo israelí al hospital Al-Ahli, ubicado en el centro de Gaza, según informaron las autoridades palestinas. El Ministerio de Salud de Gaza confirmó la cifra de víctimas fatales, mientras que la BBC no pudo verificar de forma independiente estos datos.

La oficina de prensa del gobierno de Hamás en Gaza denunció el ataque como un «crimen de guerra», señalando que el hospital albergaba a cientos de enfermos, heridos y personas desplazadas por la fuerza. Según testigos locales, numerosas personas desplazadas se habían refugiado en el hospital en busca de seguridad.

Imágenes no confirmadas mostraron una gran explosión en el hospital, seguida de escenas de caos y desesperación. Los videos revelaron víctimas ensangrentadas y mutiladas siendo trasladadas en camillas en la oscuridad, junto con cadáveres y vehículos destrozados en las calles cubiertas de escombros.

Dos médicos que estaban en el hospital en el momento del ataque, entre ellos el cirujano británico-palestino Ghassan Abu Sittah, describieron la situación como caótica. «Partes del hospital están en llamas, hay cristales por todas partes», afirmó Sittah, quien aseguró que muchas personas se refugiaron en el hospital y que parte del edificio quedó gravemente dañado.

A pesar de las denuncias palestinas, un portavoz del ejército israelí aseguró desconocer el suceso y anunció que están investigando los detalles.

Noticia en desarrollo.